Técnica Japonés para mejorar la relación entre padres e hijos.

     1 week ago
212
Leave a Comment
821 SHARE

El emperador y filósofo romano Marco Aurelio, dijo que “Quien vive en armonía consigo mismo, vive en armonía con el universo”. Y tal vez lo dijo porque ya en aquellas épocas conocían este mal que nos aqueja a todos: El estrés.

Para tratar este trastorno, los medicamentos a menudo son insuficientes, pero en caso de tensión física, de fatiga mental o de desequilibrio hormonal y neuroquímico asociado al estrés, es posible recurrir a técnicas ancestrales fáciles a poner en práctica. No requieren de ninguna preparación y en un momento de tensión extrema, pueden ayudarnos a recuperar el bienestar en poco tiempo.

El estrés, un enemigo implacable.

En medio de la dinámica vasta y compleja de nuestra sociedad frenética, es común sentirse por momentos que todo nos supera. La vida no siempre es sencilla y el cerebro identifica los potenciales peligros, generando de esta manera, un desequilibrio en el sistema nervioso autónomo que afecta nuestras funciones de base (respiración, digestión, circulación sanguínea…).

Sin embargo, es bueno recordar que el estrés en sí mismo, puede ser positivo si existe cómo justificarlo, es decir, si la amenaza realmente existe, siempre y cuando sea por un breve lapso. En este caso representa un medio para obtener energía, pensar y ponerse en movimiento rápidamente.

Pero el problema surge cuando esta especie de epidemia moderna se vuelve crónica. Nuestro cuerpo no está preparado para una acumulación excesiva de adrenalina y de cortisol y los efectos no se hacen esperar.

Efectos del estrés en nuestro cuerpo.

– El cerebro percibe una amenaza real o imaginaria.

– Los pulmones se llenan de aire para enviar más oxígeno.

– Los músculos de las extremidades se contraen para preparar al cuerpo para pelear o huir.

– El ritmo cardíaco se incrementa.

– Las arterias del estómago se contraen para enviar más sangre a los músculos.

– El hígado segrega grandes cantidades de glucosa, para liberar más energía.

Técnica japonesa para eliminar el estrés.

Recuperar la calma no es fácil, pero lo podemos intentar con esta técnica japonesa para eliminar el estrés.

¿Alguna vez escuchaste hablar de la técnica Jin Shin Jitsu? Tal vez no, pero los japoneses aseguran que por medio de esta técnica es posible eliminar el estrés en tan sólo 5 minutos.

Si bien en casos graves de estrés, los tratamientos necesitan del aval de un profesional, la técnica Jin Shin Jitsu, puede ser un punto de partida, un alivio momentáneo que permite recuperar y equilibrar las tensiones que nos afectan.

Según este arte, cada dedo está alineado con ciertos órganos del cuerpo. Es un sistema similar al de la reflexología, según el cual, presionar con los dedos ciertas partes, puede activar las conexiones entre los puntos de energía de una extremidad o del órgano correspondiente.

Al mismo tiempo, la técnica tiene acceso a ciertas emociones, gracias a la interacción con los órganos. No olvidemos que según la cultura japonesa, cada órgano está ligado a un determinado universo emocional.

Para activar este mecanismo, sólo debes cerrar el puño izquierdo en torno a un dedo de la mano derecha. Ejerce una ligera presión sobre este dedo durante 30 segundos.

Elegirás el dedo que someterás a este proceso, en función del trastorno que desees aliviar.

Toma en cuenta esta información.

Dedo pulgar: preocupaciones, nervios, estrés.

Dedo índice: miedos.

Dedo mayor: enojo, violencia, agresividad.

Dedo anular: depresión, tristeza, indecisión.

Dedo meñique: pesimismo, ansiedad, falta de energía.

Una vez que hayas identificado la emoción que caracteriza tu situación, toma el dedo con tu puño izquierdo y realiza varias series de 30 segundos alternando entre presión y distensión, durante 5 minutos.

El simple hecho de ejercer esta presión en nuestros dedos implica entrar en un estado de relajación.

821 SHARE

Post Comments